Sin duda la preocupación #1 a nivel mundial es frenar y erradicar el COVID-19. Esta inesperada pandemia propició un exponencial crecimiento en la producción y uso de materiales, empaques y productos plástico. Desde la demanda de la industria alimenticia, la generación de residuos hospitalarios, un población mundial con la necesidad de productos de bioseguridad, entre otras industrias que también han incrementado el uso de materiales plástico.

El plástico siempre ha tenido un papel importante en la vida cotidiana de las personas, indiferentemente su profesión, situación económica o nacionalidad. Hoy, con una pandemia mundial, no solo se incrementó el uso de productos plásticos comúnmente conocidos, sino el surgimiento de una nueva demanda de productos de bioseguridad, que pareciera ha llegado para quedarse por un par de años más.

El uso de mascarilla en lugares públicos, es de carácter obligatorio en muchos países, por lo que miles de millones de personas están utilizando mascarillas de plástico, que además son de un solo uso. Italia estima que necesita usar unos 90 millones de mascarillas al mes.

No hace falta ser experto para reconocer las consecuencias negativas de esta creciente oferta y demanda. De hecho, ya somos testigos de la contaminación y suciedad en las calles, parques, zonas públicas y paisajes pintados con desechos de materiales de bioseguridad. A simple vista el problema ya es parte de la realidad y debemos cuestionarnos el posible riesgo ambiental a corto y largo plazo.

Nuestros hábitos cotidianos están cambiando, ahora preferimos comprar productos más empacados, optamos por bolsas desechables que reutilizables por el miedo a que estas últimas se hayan podido contaminar. Todo el material plástico se deshecha, sobre todo al saber que el coronavirus puede permanecer de dos a tres días en el plástico.

Actualmente, no es factible prohibir el uso de plásticos de un solo uso mientras dure la emergencia sanitaria.

toto-blogtiempospandemia

Sin duda la preocupación #1 a nivel mundial es frenar y erradicar el COVID-19. Esta inesperada pandemia propició un exponencial crecimiento en la producción y uso de materiales, empaques y productos plástico. Desde la demanda de la industria alimenticia, la generación de residuos hospitalarios, un población mundial con la necesidad de productos de bioseguridad, entre otras industrias que también han incrementado el uso de materiales plástico.

El plástico siempre ha tenido un papel importante en la vida cotidiana de las personas, indiferentemente su profesión, situación económica o nacionalidad. Hoy, con una pandemia mundial, no solo se incrementó el uso de productos plásticos comúnmente conocidos, sino el surgimiento de una nueva demanda de productos de bioseguridad, que pareciera ha llegado para quedarse por un par de años más.

El uso de mascarilla en lugares públicos, es de carácter obligatorio en muchos países, por lo que miles de millones de personas están utilizando mascarillas de plástico, que además son de un solo uso. Italia estima que necesita usar unos 90 millones de mascarillas al mes.

No hace falta ser experto para reconocer las consecuencias negativas de esta creciente oferta y demanda. De hecho, ya somos testigos de la contaminación y suciedad en las calles, parques, zonas públicas y paisajes pintados con desechos de materiales de bioseguridad. A simple vista el problema ya es parte de la realidad y debemos cuestionarnos el posible riesgo ambiental a corto y largo plazo.

Nuestros hábitos cotidianos están cambiando, ahora preferimos comprar productos más empacados, optamos por bolsas desechables que reutilizables por el miedo a que estas últimas se hayan podido contaminar. Todo el material plástico se deshecha, sobre todo al saber que el coronavirus puede permanecer de dos a tres días en el plástico.

Actualmente, no es factible prohibir el uso de plásticos de un solo uso mientras dure la emergencia sanitaria.

toto-blogtiempospandemia
toto-blogtiempospandemia

Estos irrefutables hechos nos hacen recapacitar sobre un tema que muy a menudo abordamos en nuestras plataformas digitales y discursos institucionales: el reciclaje y la responsabilidad que recae sobre cada individuo. Así como nuestros hábitos de consumo han tomado un giro estos deben de estar acompañados de un cambio radical en como manejamos los desechos. ¿Estamos consientes del problema? ¿Estamos haciendo algo al respecto? ¿Necesitamos una crisis más alarmante de contaminación para tomar acción?

En otras latitudes, ya se ha logrado analizar que debido a este incremento de productos, que poseen un elevado contenido en plástico y al ser incinerados, generan emisiones de compuestos cancerígenos como las dioxinas y los furanos.

En TOTO logramos identificar la creciente demanda, logrando diseñar, producir y colocar en el mercado productos de bioseguridad (gabachas, gorros y guantes) en tiempo record. También nos anticipamos a las consecuencias de una producción acelerada, por lo que optamos por una fabricación de productos de este tipo, maquilados con materia prima 100% biodegradable.

toto-blogtiempospandemia

Estos irrefutables hechos nos hacen recapacitar sobre un tema que muy a menudo abordamos en nuestras plataformas digitales y discursos institucionales: el reciclaje y la responsabilidad que recae sobre cada individuo. Así como nuestros hábitos de consumo han tomado un giro estos deben de estar acompañados de un cambio radical en como manejamos los desechos. ¿Estamos consientes del problema? ¿Estamos haciendo algo al respecto? ¿Necesitamos una crisis más alarmante de contaminación para tomar acción?

En otras latitudes, ya se ha logrado analizar que debido a este incremento de productos, que poseen un elevado contenido en plástico y al ser incinerados, generan emisiones de compuestos cancerígenos como las dioxinas y los furanos.

En TOTO logramos identificar la creciente demanda, logrando diseñar, producir y colocar en el mercado productos de bioseguridad (gabachas, gorros y guantes) en tiempo record. También nos anticipamos a las consecuencias de una producción acelerada, por lo que optamos por una fabricación de productos de este tipo, maquilados con materia prima 100% biodegradable.

Muchas otras industrias, como la nuestra, están haciendo su parte; evaluando la oportunidad de negocio acompañada de una visión medio ambiental.

A pesar de esos ajustes importantes y responsables, continuamos siendo solo un eslabón de la cadena. Los individuos y el estado, siguen siendo piezas fundamentales para reducir el impacto de contaminación por la coyuntura mundial de la pandemia. Es urgente el surgimiento de regulaciones, leyes, nuevas técnicas de tratamiento de residuos y campañas educativas, para lubricar el engranaje de esta nueva operatividad mundial.

“La conferencia de la ONU para el comercio asegura que se necesita la cooperación entre países y el desarrollo de políticas comunes para detener este problema que ya existía pero que se ha exacerbado con la emergencia.”(fuente: Naciones Unidas)

toto-blogtiempospandemia

Muchas otras industrias, como la nuestra, están haciendo su parte; evaluando la oportunidad de negocio acompañada de una visión medio ambiental.

A pesar de esos ajustes importantes y responsables, continuamos siendo solo un eslabón de la cadena. Los individuos y el estado, siguen siendo piezas fundamentales para reducir el impacto de contaminación por la coyuntura mundial de la pandemia. Es urgente el surgimiento de regulaciones, leyes, nuevas técnicas de tratamiento de residuos y campañas educativas, para lubricar el engranaje de esta nueva operatividad mundial.

“La conferencia de la ONU para el comercio asegura que se necesita la cooperación entre países y el desarrollo de políticas comunes para detener este problema que ya existía pero que se ha exacerbado con la emergencia.”(fuente: Naciones Unidas)

toto-blogtiempospandemia

Compartir en Redes Sociales!

Artículos Relacionados